Envidia y Redes Sociales

Domingo por la tarde sin mucho que hacer. Te conectas a internet. Echas un vistazo a Facebook y ves fotos de amigos/conocidos pasándoselo genial en una fiesta el sábado por la noche. La pareja melosa de tu timeline (todos tenemos una) ya ha subido su foto de domingo en la que los dos salen perfectos y pregonan lo mucho que se quieren. Tú estás tirada en el sofá viendo una película de Antena 3.

envidia y redes sociales

Olivia Palermo y su marido Johannes Huebl suben una fotografía juntos cada domingo a Instagram

Saltas de red social y te decides por Pinterest. Allí ves imágenes de casas preciosas y proyectos D.I.Y. Es en ese momento en el que te das cuenta de que ningún mueble de tu salón combina entre sí y eres una auténtica inútil para las manualidades.

Casa de Rachel Parcell, blogger de Pink Peonies

Casa de Rachel Parcell, blogger de Pink Peonies

Cambiamos a Twitter: todo lleno de comentarios ingeniosos que parecen surgir como por arte de magia. No estás de humor para ser graciosa. A estas alturas ni siquiera estás de humor para leer cosas graciosas.

Por último repasas Instagram. Allí ves las fotos de tus bloggers favoritas pasando un fin de semana de muerte en ESE sitio al que quieres ir desde hace meses. Tú aún estás de resaca y con el pijama puesto. Te has alimentado a base de unos macarrones chungos con tomate y todavía tienes que soportar a la famosa de turno compartiendo una foto de cupcakes y tartas de fondant que no sabes dónde mete porque está delgadísima.

Julie Sariñana, del blog Sincerely Jules, de viaje en Brasil

Julie Sariñana, del blog Sincerely Jules, de viaje en Brasil

Si después de esto no has entrado en la más profunda de las depresiones, enhorabuena. Eres dura como el hierro.

Envidia y redes sociales, ¿Por qué?

Las redes sociales ya forman parte de nuestra vida. Las utilizamos a menudo, pero la realidad es que sólo mostramos aquello que queremos que los demás vean. Nuestra mejor versión. La foto en la que salimos más favorecidos, el mejor plato de la comida y no ese postre con mala pinta (y peor sabor). Ocurre en el día a día, con nuestros amigos y familiares. He sido testigo muchas veces de cómo gente que se pasa la noche en una discoteca muerta del aburrimiento ve una cámara de fotos y de repente la sonrisa no le entra en la cara. Al día siguiente ves la fotografía en las redes sociales y la sensación que te crea es que se lo ha pasado de muerte, provocando los celos a través de las redes sociales de todos los que se quedaron en casa.

Esto se acentúa si en las redes sociales sigues a famosas, bloggers, it-girls… chicas de las que sólo conoces lo que ellas muestran en sus redes sociales y blogs. Siempre con buena cara, con la ropa perfecta y una vida de ensueño. Uno de los problemas de las redes sociales es que generan grandes sentimientos de envidia. Queremos dar envidia a través de nuestras publicaciones. Es así. Y como contrapartida sentimos envidia de los demás. Nos creemos que sólo les pasan cosas buenas porque es lo único que vemos a través de las redes sociales. Y no es así, es sólo parte de la realidad. Todos tenemos problemas, malos y buenos momentos. Pero nos gusta compartir los buenos. (Aunque también hay personas que son pesimistas y quejicas hasta en Facebook).

Aunque algunos aseguran que la odian, Paula Echevarría es una de la celebrities más seguidas en España

Aunque algunos aseguran que la odian, Paula Echevarría es una de la celebrities más seguidas en España. Despierta admiración y envidia a partes iguales. 

Esta envidia, ansiedad o sentimientos de que nuestra vida es una mierda se acentúa si tenemos en cuenta que solemos consultar las redes sociales en momentos de aburrimiento o cuando no tenemos nada que hacer. Así parece que nuestra miseria es aún mayor. Además, si eres una persona normal que no está enganchada a las redes sociales continuamente, no retratarás cada momento genial de tu vida porque estarás VIVIENDO el momento. Y cuando te pongas a comparar tu vida con la del vecino, la cantidad de “Me Gusta” que tienen tus publicaciones, etc. la cosa no mejorará.

La publicidad utiliza esta misma envidia para vendernos cosas que no necesitamos. Te crean necesidades para que consumas cosas que no sabías que querías. Igual que cuando de repente necesitas el jersey que lleva esa blogger más que nada en el mundo. Aunque 10 minutos antes pensabas que tu vestuario de invierno ya estaba completo.

problemas-redes-sociales

Chiara Ferragni en una lujosa habitación de hotel

Me encantan las redes sociales, no quiero demonizarlas. Forma parte de mi trabajo como blogger cotillear los diferentes perfiles en redes sociales, ver lo que se llevan en los blog y estar al día de todo. Al igual que forma parte de mi trabajo compartir ciertas cosas a través de redes sociales. Lo que me apetece, claro está.

Con esta reflexión sólo pretendo que demos un buen uso a las redes sociales, disfrutando de ellas. Evitar que se conviertan en una fuente de ansiedad o insatisfacción. Y sobre todo, darnos cuenta de que no todo lo que vemos es real.

redes-sociales-envidia

Las redes sociales no serían lo mismo sin fotos de estupendos desayunos 

Si a alguien le interesa este tema, os recomiendo este genial post del blog Calamity Cool, en el que parodia las típicas frases de bloggers en redes sociales.

Y si quieres saber más sobre la problemática de internet, especialmente en los más jóvenes, este es el traile de InRealLife, un documental bastante interesante sobre los efectos de internet en los más jóvenes (el trailer está en inglés, pero podéis encontrar el documental en castellano)

¿Te has sentido alguna vez mal después de visitar las redes sociales? ¿Qué comportamientos de otros usuarios no te gustan en ellas?

Imágenes vía Instagram

FOOTER-2

Un beso,

5 comentarios en “Envidia y Redes Sociales

  1. batirtze14

    Cuantísima razón, has dado en el clavo totalmente

    1. leireto

      Gracias Batirtze!

      Creo que poco a poco nos iremos dando cuenta de todo esto, pero hay gente a la que influye demasiado lo que ve en redes sociales y realmente afecta a su estado de ánimo.

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

      Un beso,
      Leire.

  2. Cristina G. C.

    Hace mucho que no pasaba, peor no te he abandonado. Cuanta razón tienes y que cierto es que no es oro todo lo que reluce… pero si que hay gente envidiosa y yo si he pensado “dios mio, esta perosna esta todo el dia de fiesta o de viaje…” Pero creo que no todo es tan maravilloso siempre y que no todos los desayunos son de reyes…UN besazo

    1. leireto

      Hola Cristina!

      Sí, cuanto tiempo sin verte por aquí 😉 Es inevitable que al ver continuamente a gente pasándoselo genial, en restaurantes, viajes, discotecas…nos entre un poquito de envidia y pensemos eso de ¿pero qué estoy haciendo yo con mi vida? Hay gente que vive así, y genial por ellos, pero otras publicaciones tienen como único objetivo mostrar lo bien que viven para tapar otras carencias…al menos esa es mi opinión.

      Un beso y muchas gracias por tu comentario 🙂
      Leire.

  3. Pingback: ¿El uso de las redes sociales cambia nuestra vida offline? - Cocktail de mariposas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *