Hygge: la felicidad en las pequeñas cosas

las pequeñas cosas

Hygge: palabra danesa y noruega que puede describirse como una cualidad acogedora y cómoda que proporciona un sentimiento de satisfacción o bienestar. Es considerado como una característica definitoria de la cultura danesa.

Esta es la definición que nos da la Wikipedia. Probablemente sea una de las más acertadas, porque si le preguntas a un danés qué es Hygge,  te dirá que no se puede explicar, se tiene que sentir.

Dinamarca ha aparecido en las listas como el país más feliz del mundo varios años seguidos. Además del alto nivel de vida o la cantidad de beneficios sociales que disfrutan los daneses, muchos atribuyen al famoso hygge a esa felicidad.

¿En qué consiste el hygge y la obsesión por las pequeñas cosas?

Puede resumirse como disfrutar (mucho) de las pequeñas cosas: desde quedar para tomar un café hasta cenar en casa pasando por ver una peli envuelta en una manta.

Estuve un año viviendo en Dinamarca y una de las cosas que más me llamó la atención del país fue su estilo de vida ligado al hygge. Los daneses no salen tanto como nosotros. No tienen tantos amigos como nosotros. En general, no hacen tantas cosas como nosotros. Cuando llegué, desde mi punto de vista de española de 20 años de Erasmus con ganas de hacer todos los planes posibles, esto me chocaba mucho.

Los daneses seleccionan mucho cuando salen, pero cuando lo hacen, lo dan todo. Bailan, se ríen, se lo pasan genial. Lo aprovechan a tope.

En España nos gustan las grandes celebraciones, las cañas después del trabajo, salir a menudo. Los daneses seleccionan mucho cuando salen, pero cuando lo hacen, lo dan todo. Bailan, se ríen, se lo pasan genial. Lo aprovechan a tope.

Para ellos, quedar para tomar un café o ir a tomar una copa es un acontecimiento. Lo disfrutan. Y a la hora de la despedida te dan las gracias varias veces por haber pasado la tarde/noche con ellos. Valoran su tiempo pero también valoran el tuyo. Esto me sorprendió mucho, pero a día de hoy soy yo la que da las gracias a una amiga por haber quedado. Porque al final, ¿hay algo mejor que pasar un rato con un amigo?

A la hora de la despedida los daneses te dan las gracias varias veces por haber pasado la tarde/noche con ellos

Además de la buena compañía, el hygge se centra en disfrutar de un entorno acogedor y para esto son necesarias las velas. Para los daneses, son sinónimo de bienestar

Será que soy de naturaleza tranquila. Será que me estoy haciendo mayor, pero cada día estoy más de acuerdo con este estilo de vida. Si a ti también te llama la atención y quieres acercarte a ese movimiento, aquí van 3 consejos para adentrarte en el hygge:

Velas

No hay hygge sin velas. En Dinamarca están en todas partes: casas, restaurantes, cafeterías e incluso en la universidad. Ahora que el otoño empieza, es el momento perfecto para conseguir varias velas aromáticas que te gusten y que te acompañen en tu día a día. No hace falta esperar a una ocasión especial, el hygge busca que disfrutes de los pequeños placeres los 365 días del año. ¡Date un gustazo!

Una casa que te guste

Tu casa debe ser tu santuario. Los daneses apuestan por el estilo nórdico con pequeños toques de color para conseguir una atmósfera acogedora. Estar cómoda en tu casa es crucial, independientemente de los metros cuadrados. Busca aquellos elementos que te hacen sentir bien y dales un espacio preferente.

Compromisos, los justos

¿Prefieres calidad o cantidad? Esta filosofía, muy cerca del minimalismo, es uno de los puntos fuertes del hygge. Les encanta disfrutar de una cena en casa y una buena charla después. Pero también saborean un buen café junto a un libro o una película un sábado por la noche. A veces, todos esos compromisos que nos autoimponemos no son necesarios. Es más, nos alejan de otras actividades que nos proporcionan mayor bienestar.

felicidad pequeñas cosas

¿Y tú? ¿Te apuntas al hygge y a disfrutar de las pequeñas cosas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *